RECUENTO DE HECHOS Por la comuna del CIPOVAN

Desde que llegué a Vancouver el 17 de junio de 2005, gracias a Building Bridges pago el vuelo, me presentó con las personas para solicitar refugio, ayudó con hospedaje y alimentación para los primeros días, además de otros apoyos,  no dejé dudas sobre como somos en el trato con todos: franco y directo, llamamos al pan, pan y al vino, vino, aunque tenga pocas ventajas y muchos inconvenientes. Esa ha sido la identidad y con ella hacemos este recuento de un año de trabajo.